Aramusa28

A LA DIVA DE LAS TABLAS CUBANAS: ALINA RODRIGUEZ

alina foto

No podía expresarlo, aún estoy en shock.

Me parece que fue el otro día cuando por última vez vi a Alina Rodríguez.

Nunca fuimos íntimas, pero siempre nos unió ese lazo invisible que une a muchos individuos que comparten el mismo gremio, el de los actores, donde además, somos tan emocionales. Creo que  siempre existió entre nosotras una empatía inexplicable y  no recuerdo si alguna vez logré decirle con las palabras precisas, pero la admiraba mucho y siempre me hacía feliz ver como alguno de nosotros, a pesar de los pesares, lograba ,sin trampas,  sin rendir tributo a los poderosos, ni bajar la cabeza, ir más allá de sus sueños, vistiendo un solo manto, su talento. Alina perteneció a ese grupo, todo su éxito se basó en su enorme talento y la  autenticidad de su alma.

Durante mucho tiempo fuimos vecinas cuando ella vivía en la calle 19 del Vedado habanero y yo en la calle 21 de la misma área.

De vez en vez nos encontrábamos en los trajines de la rutina diaria en Cuba, en eso que le llamamos “la resolvedera ” del pan nuestro de cada día. Como también nos intercambiábamos en tiempo récord, siempre andábamos apuradas las dos, alguna que otra dirección de una permuta (cambio de una vivienda por otra en Cuba con características muy particulares dadas las “particulares” leyes del país) que ambas tratábamos de “resolver”

Quizá lo que más me gustaba de su personalidad, además de su emanación sin proponérselo de gran actriz de carácter que tanto demostró, era esa sonrisa abierta, de gente sencilla y limpia, rematada con una chispa pícara casi de complicidad conque siempre me saludaba, convirtiendo para mi cada encuentro con ella en una inyección de calidez humana y solidaridad sin palabras, en una época que ya se iba tornando en algo bien difícil para mi.

Un buen día deje de verla, hasta que alguien me reveló que finalmente había logrado su objetivo de “permutar” y que estaba feliz pues tenía un mayor espacio para dividir y darle un apartamento a su hijo que tanto amaba y centro de todos sus desvelos y para el que arañaba la tierra si era necesario, como tuvo que hacer literalmente, para convertir su nueva vivienda en la casita de hadas que más tarde sería, a puro sacrificio, y dejar de … que es como la mayoría de los artistas en Cuba han logrado tener algo decoroso, sin corromperse, ni ayuda externa.

Misteriosamente, no mucho tiempo después, yo me mudaba para casi la misma área que ella de nuevo y aproximadamente a la misma distancia en que habíamos vivido anteriormente. ¿Casualidad?

Corría más allá del año 2008, aunque no recuerdo bien la fecha exacta, cuando me la encontré por fin un domingo en la mañana, caminando como aturdida o como alguien que está bajo una presión que la atormenta. Estaba sudada y llevaba ese tipo de ropa de campaña que usamos en Cuba, los de a pie, cuando vamos en son de “guerrilla”, o sea a “luchar” (resolver) algo bien difícil de obtener.

No obstante con esa facilidad camaleónica que poseemos  muchos actores y en especial ella en su natural versatilidad, al verme acercar, desplegó, incluso, ante mí, todo su encanto histriónico y con toda la espontaneidad que la caracterizaba me iluminó con su linda sonrisa  al tiempo que me decía:

— Que tal Ana Luisa!  Ay, qué bueno que te veo mi amiga! Ven acá  Ana y disculpa,me da tremenda pena pero estoy desesperada con esto pero tengo que resolverlo hoy, ¡ya no puedo más con esto! – Mi amiga, cómo tú construiste también, ¿tú tendrás por casualidad,  un tablón de (ahí me dio la explicación con todos los detalles y medidas de albañil calificado)? —Chica, es que quiero “fundir” una cosita ahí y me hace falta…

Fuimos para mi casa, revolcamos todo lo que me había quedado de una batalla constructiva que por poco me cuesta la vida, y de donde me había a quedado la secuela de adicción de guardar hasta un tornillo que me encontrara en la calle, pues después “no hay”, pero lamentablemente no pude encontrar lo que ella necesitaba, no la pude servir.

Cuando se fue al rato, pues lógicamente andaba apurada, me quedé con un sentimiento de infinita tristeza por no poder ayudarla y por ver  a una actriz como ella, una Diva de las tablas cubanas, una personalidad de la UNEAC, conocida ya internacionalmente, un domingo, desandando las calles “a pie”, por una mísera tabla que no tenía, para arreglar no una mansión en Beverly Hill, sino una simple casita destartalada inicialmente y que convirtió en esa casita de hadas a pura  voluntad, a puro coraje, como el que derrochó en su memorable interpretación  de Lala en la novela de TV “Tierra Brava”. Los sentimientos o emociones conque un actor viste la piel  y el alma de sus personajes, si es buen actor, le salen de las entrañas y son de cuna, esos no se improvisan.

Pasados unos meses, me la reencontré regando su jardín, que mágicamente en tan poco tiempo, con su “dedo verde” como otro talento añadido que Dios le regaló, había logrado hacer florecer a la entrada de su “mansión”. Estaba feliz, y orgullosa de sí, cuando me mostró lo logrado como decimos allá “a Pepe”.

Lo que más asombraba era la solución creativa dada a los diversos espacios, como también cada detalle  decorativo casi dibujado por su mano creativa, para hacer de su rincón de sueños un lugar especialmente acogedor y con voz propia. Compartimos un café delicioso hecho por ella y charlamos largamente como nunca antes ni después. Nunca olvidaré esa tarde.

Luego… luego mi vida cambió, me atreví a hacer lo prohibido en mi país, pensar diferente, y  a pesar de que  yo tenía que pasar por su casa en algunos de mis recorridos,  lo evadía  intencionalmente, pues no quería de ninguna manera ponerla en una situación “incómoda”. Nunca hablamos de política. Nos respetábamos.

Una tarde sin embargo, me tomó por sorpresa su singular sonrisa frente a mi  pues casi chocamos ya que ese día, era yo la que caminaba aturdida y abstraída en mis pensamientos. Eran los días cercanos a mi partida.

— Qué tal Ana! ¿Qué te pasa?, te veo atormentada y como ida.

Le dije sin decir y me apresuré en la despedida, no quería comprometerla y cuando apenas había dado unos pasos, me viré y esforzándome en sonreir le dije — ¡Adios luchadora!

Ella mirándome como con un ligero dejo de tristeza apenas oculto. me respondió:

— ¿Luchadora yo? ¡Luchadora tú y valiente! Y volví a ver esa chispa cómplice en su mirada a la vez que movía su mano en una suave despedida. Le iba a responder la broma, pero sentí de pronto una opresión inexplicable en el pecho que no me lo permitió. Sin saberlo ninguna de las dos, esa fue nuestra sencilla despedida.

Ayer supe la noticia. La evoqué de regreso allí, sonriéndome y despidiéndose como siempre con su mano sincera, pero esta vez sí alcancé a responder lo que antes no había sabido o podido expresar.

Hasta pronto amiga! ¡Hasta pronto Constructora de arte! ¡Hasta pronto Luchadora de sueños!

¡Hasta pronto Diva, Maestra, buena madre, maravillosa persona!

Conociendo tu maestría histriónica, no dudo que con esas cenizas tuyas que decidiste entregar a la dueña del mar, un día regreses a saludar a tus fans, convertida en una bella sirena

Harías feliz a muchos cubanos.

Que Dios te cuide.

Despedida a la destacada actriz Alina Ridríguez, en la costa cercana al Restaurante 1830, en el Vedado, La Haba, Cuba, el 28 de julio del 2015.   AIN FOTO/Oriol de la Cruz ATENCIO/sdl

Despedida a la destacada actriz Alina Ridríguez, en la costa cercana al Restaurante 1830, en el Vedado, La Haba, Cuba, el 28 de julio del 2015. AIN FOTO/Oriol de la Cruz ATENCIO/sdl

analuisa.rubio@yahoo.com

7/30/2015

 

 

“DEL LOBO UN PELO”

El único ripio que parece no pudieron borrar de mis 45 a.años en la Radio y la TV cubanas. Parece que no lo vieron o lo subestimaron porque en realidad es lo menos importante de mi labor en esta Nonela “Las Impuras”que dirigió el maestro Roberto Garrigas en el año 1994 o 95. A mitad del video se ve una pequeña escena mía con Ramoncito Veloz, Jose Antonio Rodriguez, Rosa Maria Medel y Mendaro Gregori. Después de los tres primeros créditos venía el mio y el de los demás, que eran muchos (Pobre de los demás)

Ahora entiendo por qué algunos aquí dudan de mi existencia en la historia de la Cultura Cubana.
Algún día alguien me regalará todo lo que quisieron robarme, mi labor de toda una vida

“El dedo verde de Cuba” Mi primera revista

 Este fue un proyecto que pude realizar en Cuba en el 2013, junto a un maravilloso equipo de colaboradores, gracias a la valiosa labor de una ONG a la que le debemos un infinito agradecimiento todos aquellos que amamos los DERECHOS tanto de los seres humanos como de toda especie viva que habita el Planeta. Yo no sabía nada de revistas en ese entonces, pero la cooperación de ellos fue invalorable y nació esta joyita que guardo con todo mi amor. Lamentablemente se frustró este intento pero crecimos un centímetro más espiritualmente todos los que participamos en este experimento de sólo dos números. De alguna manera cumplimos con nuestro tiempo, momento y lugar y publicamos sino un libro, al menos una revista humilde pero auténtica para el beneficio de la Humanidad y de ayuda a nuestros hermanos planetarios en sus diversas especies y formas. Gracias
De un clic en el enlace debajo:

“Honor a quien honor merece”

imagen-con-frase-de-grandes-personas

Sra.  María Rodríguez.

Presidenta YOUTH CO-OP INC

 

Muchas personas en el mundo llegan diariamente a Estados Unidos de América.

Unos deciden quedarse sólo por alcanzar “El sueño americano” a cualquier precio, aunque tengan que desollar la piel de sus almas por Riqueza o Poder: Otros quizá deslumbrados pero conservadores ante un mundo tan vasto pero demasiado incierto para sus expectativas de lo entendido por su zona de confort,  deciden continuar hacia otros rumbos que los reten menos.

Luego, casi con timidez, sin estar seguros de merecerlo, llegan aquellos; los que no tuvieron opción de mirar atrás, los que andan pagando el delito de sus ideas diferentes de Libertad, los que  vienen con bolsillos rotos, con sus ojos húmedos aún de una lluvia desolada en la nostalgia,  sin esperanza siquiera  en la mirada impedida de guardar cada cristal de amor que los llamaba , los realmente necesitados de Refugio, el físico claro, pero más allá, aquél que sólo logra proveer el calor Humano.

Son muchas las opciones en el “Reino de las oportunidades”, muchas manos se tienden pero muy pocas crecen alzándose desde lo profundo del espíritu que se siente afortunado para dar sin esperar a cambio.

En esa grandiosa relatividad del propio ser humano y sus aristas, todo parece depender de la mano sabia que guie esa manada, ese grupo, esa organización.  Aunque al parecer todas similares, unas pocas, casi ninguna ya, pero ahí esperando, se distingue entre ellas esa que humilde y sin ruidos innecesarios, es capaz de tomarte de la mano apretadamente para que tropieces sólo lo imprescindible al aprender.

Cuidando siempre  de que no te caigas en tu ceguera de novato y casi sosteniendo cada uno de tus intentos por ser parte digna. Yendo a tu paso diario sin que apenas lo notes, para que no te asustes, y en su momento, sólo entonces, soltarte quizá con alas cortas todavía pero capaces ya de volar a tu destino, donde  es tu misión seguir creciendo.

Gracias YOUTH CO-OP, Gracias Daisy (mi mano segura), gracias Anet ( la primera cara), Gustavo (tan intenso y positivo) Ileana (tan filantrópica como yo) Orlando (tan tremenda buena persona) a  Maricela, esos ojos llenos de ternura que ha estado enfermita pero  siempre tiene aliento para regalar, Aymee, esa sonrisa tan necesaria que lo recibe a uno cuando se llega a ustedes estresado de lo recién experimentado y confuso, a todas mis maestras de los cursos que tanto nos ayudan a llegar a ser ciudadanos respetables en este nuevo país . No olvido a nadie, sólo algunos nombres, perdonen por ello, el camino ha sido fuerte y empinado.

Gracias a todos y cada uno de ustedes que se quedaron dentro de mi “forever”, que tuvieron una enorme paciencia en esos días de mis  arrebatos por un  dolor que no me atrevía nombrar y que no me permitía respirar en mi tristeza perenne de lo que nunca se olvida, aún ahora, lo dejado atrás, lo amado.

Gracias incluso, se me hace una palabra pobre para todo mi agradecimiento hacia esa alma que lo inunda todo de bondad y desinterés entre ustedes, que justifica tanta eficiencia, calidad y RESPETO hacia nosotros, los Refugiados, de YOUTH CO-OP.

Hablo de ese ser de amor y una humildad que conmueve al alma más dura, Verónica Rodríguez, ese sostén mío muchas noches de soledad, con un sencillo  mensaje de texto aparentemente casual, sabiendo a quien debe sostener un poquito más en su indefensión sin que sea su obligación;  esa luz que los alumbra a todos ustedes y los hace ser la mejor organización para los desarraigados que llegan perdidos y que los necesitan tanto, los verdaderos Refugiados Políticos.

 

Dice la Biblia “Por sus frutos los  conoceré”

Nunca la he visto pero la conozco a través de ellos Sra  María Rodríguez.

Ustedes deben existir por siempre, son imprescindibles para aquellos que lo pierden todo en su lucha por la defensa de los Human Rights.

Que Dios los bendiga a todos!

 

 

Ana Luisa Rubio

analuisa.rubio@yahoo.com

 

19 de mayo de 2015

 

 

POLÍTICA   POLICROMADA EN MAYÚSCULA 

IMAGEN DE POLÍTICA POLICROMADA

Yo no entiendo de política,

Yo no sé absolutamente nada de política.

Yo no soy politóloga.

Sé de Justicia y de Paz,

de Amistad y de Verdad;

Rosa Amaranto entre Naranjas.

También yo sé,

de Odio y Mentira, de Desamor,

de la Opresión más absoluta,

y del Dolor en el Silencio;

de Azul Marino.

Conozco bien la Depresión,

y del pretexto de la Locura,

de Aberraciones, de Oportunismo,

de Corrupción, Única idea;

Rojo Partido.

Quizá yo sepa para mi pena,

de Tiranía, de Dogmatismo,

de Monarquía y de Fascismo,

de la Prisión; de Verde Olivo.

Aún no comprendo

la Diplomacia, la Hipocresía,

el Doble juego, la Conveniencia,

el Sin Derechos; el Gris Plomizo.

Quiero confiesen aquello oculto;

la Indiferencia, los Laberintos,

el Satanismo con sus Complots,

y de la Muerte; el Negro Abismo.

Puedo imaginar, ojos empáticos,

loca alegría de los colores,

manos unidas,

la Libertad llena de Amor;

de Rosa Fucha con Blanco Espuma.

Percibo acaso con la Intuición,

la Inteligencia, Sabiduría,

todo el talento de los Dorados,

de rubia arena; del Amarillo.

Yo no entiendo de política,

yo no sé absolutamente nada de política;

yo no soy politóloga.

Sólo de colores hoy sé,

de Blanco Sucio, de Negro Llanto,

de Índigo golpe, Verde tortura,

y hasta de Sepias de la tristeza

.Sé de matices para el mañana,

de Transparencia de un Nuevo sueño,

de Rojo Vida, Lila Violeta;

de Rosa Blanca de mi Martí.

analuisa.rubio@yahoo.com

Junio 27 de 2015

Mi padre, alias “Belleza”

 

images hugo 2

 

Le decían “Belleza”… ¡hace tantos años!

Eran los tiempos del fanatismo histérico por aquel bardo y actor argentino, Hugo del Carril, que llevó a tantas inocentes doncellas a  ataques de histeria extremos que les costó la existencia, marchitada a destiempo de un suspiro.

¡Cómo te le parecías! (A Hugo) -decían todas y todos. Te sofocaba la vanidad por esa idea.

Era tanta la gracia y la clase conque Dios le vino en gana dotarte, que hasta algunos de tus machos amigos, “varones probados” de la época, te envidiaban con dolor.

Tú caminabas orondo, pisando fuerte con tus zapatos de dos tonos, de modo que desde  una considerable distancia, cada princesa del barrio, quedara advertida de tu presencia perfumada con tu esencia preferida (Old Spice).

Tu traje a la moda, impecable, de origen oculto, quizá obsequiado “bondadosamente” por alguna viuda ansiosa de lecho vacío, muy bien cepillado en el amanecer para borrar alcobas furtivas, tu sombrero alón ligeramente de lado y ese detalle imprescindible para sellar tu hombría, tu cigarrillo, también llevado con tu sensual modo, sin apretado labio, sino más bien con una leve caída de quien se siente seguro de dominar cualquier desliz de lo que lo adorna; precedían tu halo de rey pueblerino.

Se sentía el crujir discreto de las viejas maderas de puertas y ventanas que se entrecerraban tratando de disimular las miradas furtivas y golosas de tus fans. Te adoraban.

Muchas te aguardaban desde la mañana, bañaditas con gajos de Colonia, enmbadurnados sus cutis nuevos con polvos de arroz para aparentar la palidez de la pureza al esconder los sonrojos del ardor  que tu talante de macho cabrío les provocaba y emperifolladas con sus  tules y  sus organzas sobre sus enaguas de tafetanes y encajes azules o rosados de supuestas vírgenes ingenuas, querían ser las primeras para que no ocurriera, que alguien osara gastarte antes con su mirada voraz cuando decidieras honrarlas con tu paso por sus calles.

Te decían “Belleza”. Lo eras.

El día que Dios te hizo, debe haber sido una mañana de esas de calma chicha que rodea alguna vez esos páramos olvidados como aquel pueblito donde creciste, por lo que Dios, para no aburrirse, decidió hacer algo bueno, especial y bello. Te esculpió a  ti y en el colmo de las bendiciones te dibujó esa sonrisa, tu arma secreta, con la que  sedujiste al mundo que se puso a tus pies de apolo pobre,  pero elegido del cielo al fin.

¡Belleza! así te apodaron de siempre. Las leyendas se tejieron como telarañas a tu alrededor, algunas buenas, otras muy malas.

Tanto amor clandestino y frustrado a veces. Tanta historia enredada haciéndote tropezar, confundieron durante demasiado tiempo tu imagen en mi pequeña sabiduría.

No tuve la suerte de repetir en mí, el color de tus ojos verde azul, azul verde con tonos grises de acuerdo a tu humor y que usabas con maestría para tus fines de sátiro, entornándolos castigadoramente para acallar cualquier rebelión femenil.

No heredé tampoco de tí, esa indiferencia y actitud impasible casi hierática ante las grandes tragedias de la vida, conque lograste evadir las nubes del destino y mantenerte incólume y con la sonrisa intacta.

Una sombra negra consumida por la envidia y los celos trabajó por años para separarnos  y logró que nuestros cuerpos hoy no puedan abrazarse estando tan cerca, que  no pueda tocar tus canas amadas, que no puedas tocar mi ausencia. No importa padre.

No logré nunca ser la hija perfecta, no lograste ser el padre de libro adecuado.

Ahora ya no cuenta. Somos adecuados y perfectos para ti y para mi.

Tu amor importa, mi amor cuenta.

Tu y yo hoy, por el poder del perdón que Dios sembró en nosotros.

Dios, tú y yo. Nadie más.

Soy tu rama primigenia, soy tu niña grande, eres el tronco fértil, mi padre niño, estoy en ti y estás en mí.

Estas en mi sangre, estoy en tus genes. Eres mi célula padre, soy  tu célula hija

Mi ADN te busca, tu ADN me encuentra. Mi alma te ama, tu alma me adora.

Irremediablemente contra toda barrera, hoy a alguna hora, en algún instante, mi corazón y el tuyo, se besarán en secreto.

¡Felicidades papi!

Una palabra para continuar (otra más)

Me gusta escribir, siempre, desde niña  me ha gustado escribir (y hablar, para preguntar por qués y ser muy sabionda).

Esa impaciencia innata que me acompaña desde que llegué a este planeta efervescente, me convenció por casi toda una era, de que no podía ser capaz de escribir pues “nunca” me sentaría detrás de una “maquinita” por horas, a enredar palabras, mientras se podía  jugar con la arena, o tocar una nube con las alas de mis hadas o amar a la deriva o sembrar un milagro.

No, eso no era  para mí, yo debía caminar mucho con zapatos grandes para llegar bien lejos. donde me esperaba  mi sueño.

¿Pero… y poeta? ¡Poeta yo! ¿Yo poeta? No sé.

Verdad que me gusta dibujar palabras que canten bonito, y tengan más colores que los que ve  la montaña y vuelen tan alto que las toque  Dios.

Sin embargo, definitivamente no podía ser escritora con esa jiribilla en la sangre, que no me hacía quieta, ni me dejaba posarme por un rato ni en una calabaza.

Y pasaron los años y crecí, crecí tanto que casi me deshojo y se me enfrió la sangre en la sorpresa de lo absurdo, ante  el dolor que rezuma la corteza de mi patria.

Ya no voy como el correcaminos, ahora mis pasos me duelen en sus marcas, pero ahora sé que puedo escribir, no como Cervantes ni como Lorca o Vallejo pero sí como yo, con mis imprecisiones y mis despistes y aún desde adentro.

¡Voy a escribir! A pesar de los que me niegan y me cuentan años como el que contabiliza estrellas que se les esfuman, pues los años y las estrellas son luz de vida incontable.

A lo mejor, quién sabe, con este vivir tanta historia increíble de las verdes y las maduras, con este dejar mi esqueleto trabado en una riña por honor, con esta defensa a ultranza de mi derecho y de mi izquierdo, va y se me dan, muertas de amor por mí, las palabras necesarias para decir con algo de talento y hasta con la mesura imprescindible que me haga creíble ante los que no me sienten.

Necesito esas palabras para ayudar a los míos con mi decir, escribiendo, denunciando de aquí hasta la luna, toda, todita la maldad de esos gnomos advenedizos que se han robado la savia de mi tierra.

Fue así que un día, cuando creí que se me había ido despavorida cada letra a otra galaxia del tiempo, y se me quedaron mudas  las palabras que suenan a esperanza y me desmayé de miedo por  las miles de horas en el desierto  y olvidé escribir;  una sola de ellas, una aparente  sencilla palabra que se quedó rezagada en la estampida, logró levantarme y me sostuvo con su aliento la cordura.

Estaba sola, era única y parecía una indefensa palabra, Libertad.

analuisa.rubio@yahoo.com

15 de Junio de 2015

.

HABLAR CUBANO

MANGO

Es como si te hubiera dado un ataque de Alzheimer prematuro

Las palabras no te suenan, han perdido su música de Café con Ron, extraviaron su ritmo de Guaguancó y Son y hasta a tu particular Inglés “chapurreao” de las canciones de los Beatles de tu adolescencia no le queda claro si Tom is a Boy o is a girl.

No logras identificarlas correctamente, estáticas, mudas, desabridas, sin sal de marea cubana. ¿Eh?  ¿Qué dicen? ¡La debacle Universal!

El caos de palabras inconexas en tu cabeza te producen una sensación de vértigo injusto, de confusión clandestina, luego de un mazazo recibido en la cabeza cuando un ladrón te robó tu suelo, la tierra conque ensuciaste tus pies descalzos el día que te soltaron a gatear por primera vez y  donde sembraste tu primera mata de Rosas.

Todo te parece un ¨Performance¨ satírico, una caricatura del lenguaje que te regaló tu madre como herencia orgullosa, como tesoro que te fue  ofrendado por tus ancestros para recordarte en tus cantos de niña,  de dónde vienes y a dónde iras con tus palabras maduras cuando decidas crecer.

Te ves de pronto, por cortesía o necesidad, balbuceando palabras que no son tuyas aunque sean buenas e importantes. Palabras que danzan con el Twist que te hace tropezar y caer por no “practicing” y por el que te levantas un poco acoquinada pero dispuesta a ser “able to”.

Palabras que “sin desdorar los presentes” son profundas y sabias pero no riman en tu poesía y no sabes cómo encajar en tus metaforas por mucho que te esfuerces ni cómo pronunciar sin que por allá atrás se levante socarronamente una mano mestiza  y diga… Pa’cá.

Hablar CUBANO señores es lo mejor del mundo, es la más grande terapia antidepresiva que puedan inventar, pero me refiero a hablarlo de verdad, con ese vicio inmundo de relajar el alma con un café, si hay, o igual un té si no hay “también” y perder el tiempo sin sentir pena por ello, porque para nosotros es así, natural, así somos y “no lo hacemos por malo”

Hablo del CUBANO casi bastardo sin llegar a serlo, semánticamente hablando, descendiente del original y respetable de la Real Academia Española. No digo del hablar CUBANO chabacán o charlatán, asesino de la coherencia del buen decir, el cual impide la comunicación decente que une a la gente en la palabra de comprensión y amistad.

Hablo del verbo que brota de un corazón abierto ante las diferencias con lo que se opone, con lo que contradice para avanzar, para superarse en la evolución inevitable hacia nuevos caminos de luz y esperanza.

Hablar CUBANO es,  en fin, es como comerse un mango manzano auténtico, “orgánico”, de esos cuyo aroma de dulzura te puede causar una aferesía  diabética de tanto éxtasis cuando lo sientes desparramarse indisciplinadamente por todas las áreas de tu boca y tu cara y resbalar por tus manos hacia tus codos que gotean en un goce de lo  suculento, con un ansia lasciva en  la degustación, en el  libar de un manjar casi prohibido por la violación irreverente de las  reglas formales y arcaicas de la buena mesa.

Hablar CUBANO, es la letra sonora que se realiza, que vibra, que triunfa en el consenso del  Respeto a los derechos incrustados en cada gen del  ser y dados como regalo divino para  expresarlos  en un único entorno; el de la Paz y el  Amor que se derivan de la Libertad.

Hablar CUBANO para un “cubano”, es esencial, tan sencillo en lo cotidiano,  pero tan doloroso en lo lejano.

analuisa.rubio@yahoo.com

8 de marzo de 2015

 

 

 

 

“Pide y te será dado”. Enmienda de un viejo poema

estrella de mar a lo lejos

 

 

Quiero todavía con mis pies derechos, arrastrar la arena mojada de Acapulco y batirlos aunque duelan, bajo las aguas revueltas de las cataratas del Niágara. No me lo impidan.

Quiero encenderme bajo el sol intenso de una tarde de Egipto o perderme sobre dos pies, aún míos, en un laberinto enigmático donde amó Nefertiti. No me lo impidan

Quiero todavía levantar mi pierna derecha en un torpe giro de Can Can o ballet y ser dibujada por Loutrec o Degás en mi vieja cita en Moulin Rouge. No me lo impidan.

Quiero jugar todavía, un poquito al menos, con Mickey y Cinderella y Pinocho y asustarme sin miedo en un túnel del terror en Disneylandia. No me lo impidan.

Quiero bailar una samba, en carnaval brasileño y mover las caderas aún un centímetro, y beber caipiriña helada sin temor a caerme y dejar mi esqueleto. No me lo impidan.

Quiero saltar todavía aunque sea bajito y “cantar bajo la lluvia” una noche de un Winter newyorkino, llevada en andas por el fantasma de Astaire o de Kelly. No me lo impidan.

Quiero desandar todavía bajo un cernidillo por aquella montaña, aunque mis pies se hundan ante el peso anidado de sinsonte preso de su propio cuerpo. No me lo impidan.

Quiero que mañana algún sabio antiguo me cosa esa vértebra para alzarme vagabunda por un nuevo atajo, antes que se acabe el tiempo de conocer a Merlín. No me lo impidan

Quiero incluso, perderme en la niebla de Londres y orar en silencio en su antigua abadía y subir a aquella Torre donde mataron a Ana, la buena Bolena. No me lo impidan.

Quiero caminar, con mi paso débil y hasta repatear ese cacho de muro terco que aún no cayó, del Berlín cubano, para convencerme de que la Injusticia tiene un día final. No me lo impidan.

Quiero calle ya, toda chusma indigna, que no me conoce y no me merece e inventa sofismas, para volar serena donde sí me esperan, los que sí me aman. No me lo impidan

Quiero que ahora mismo, en mi triste Cuba, cesen ya los golpes a mi espina vieja, de las hordas rojas, apagando voces, para ir erguida ese día nuevo de mi despedida. No me lo impidan.

Quiero, hoy, ahora, que en mi patria bella se hagan realidad todas las promesas sin otras mentiras ya tan “remanidas” de una tierra fresca, libre de opresión. No me lo impidan

Quiero y ya lo quiero, que toda  aquella voz, del cubano bueno, hoy se  pueda oir, rota la censura, donde todos juntos los de allá y aquí  podamos gritar ¡Viva Cuba Libre! No me lo impidan

Quiero ahora mismo  ver allá a lo lejos, un barco muy lleno, donde al fin se marchan  todos los sicarios y los asesinos, junto al dictador que a mi Cuba tanto, le han hecho llorar. No me lo impidan

Quiero en fin, el mar de mi  Cuba azul…nuestro, nuestro, nuestro, para los cubanos, de los de verdad.  Nadie impedirá

anauisa.rubio@yahoo.com

24 de diciembre de 2014

Tu amistad de arena y libertad

Este humilde post va dedicado a una amiga que Dios me regaló en suelo extraño sin serlo ella y a la que le quisiera regalar una estrella o miles. Le debo la vida débil pero amada de quien es hoy es mi mayor amor en el mundo, mi mascota que traje de Cuba, viejo, enfermo y con la marca de la bestia encima, totalmente estresado de verme sufrir tanto e impotente por creer que no me podía ayudar, cuando por su amistad es que he logrado sobrevivir en ese diario sostenernos ambos para que el otro no caiga primero.

Esta amiga nueva, y sin embargo que siento conocer de eras no recordadas, Veterinaria exitosa, ha sido el instrumento de Dios para concederme este milagro, con el mayor desinterés, dedicación talento y amor conmigo y mi niño y con todos esos pequeñitos que está en sus manos proteger.

Gracias por tanto, Dra. Ana ,amiga de mi alma

Dios bendiga todo lo que amas  y a ti.

Aqui te regalo lo que el dinero no puede decir

Sé que he pedido mucho a Dios sólo para que me regale un poquito más de su compañia . Ahora y siempre me hará mucha falta y como diría El pequeño príncipe  “si todas estas razones no fueran suficientes enmiendo mi dedicatoria”

Para la Dra. Ana y Gremlim mi mascota en Navidad, que siempre serán niños para mi

 

Tu amistad de arena y libertad

el pequeño prncipe

Me gusta el mar y la arena

donde se hayan tesoros

como el puñado de oro

que es tu amistad para mí.

Guardo ese puño cerrado

que no queremos abrir,

para que no escape la arena

que llevo feliz ahí.

En esa playa desierta

donde los vientos foráneos

nos pretenden confundir;

eres oasis de amor

para mi alma sedienta

de una palabra cierta.

Eres casi un cactus raro

que me llevo hasta mi hogar

para poderte sembrar

en esta mi tierra nueva

que siquiera sé abonar.

Eres un sol que no quema

más sí alumbra el silencio

de las noches que no vemos

más faro que tu amistad.

Eres limpia caracola

a la que logro decir

aquello que llevo triste

y que oculto con la espuma

de una sonrisa mojada

que tú logras comprender,

porque nuestras mismas raíces

hermanan un mismo sueño;

tocar de nuevo la tierra

donde Dios nos puso un día

cuando  la maldad que la habita

se la lleve el ángel  Justo

desatando  ala por ala

y reine la libertad

de cada cubano bueno

en una Cuba de Paz.

 

18 de diciembre de 2014

analuisa.rubio@yahoo.com

Hubo un error y salio otro poema mío pero ya esta el que corresponde al poema escrito en el post.Disculpen

 

 

 

 

 

 

 

e

Navegador de artículos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.627 seguidores