Aramusa28

Sobre Arte y algunas de sus manifestaciones

Archivar para el mes “junio, 2013”

Conjugaciones

   Conjugaciones

Ando como hebra deshilachada, que cuelga de abrigo roto.
Voy como burbuja soplada, ensartada en pico de sinsonte.
Vuelo como hoja intemporal, caída de calambuco ajeno.
Llevo una vértebra quebrada, que cuelga entre ideas fósiles.
Apretada dentro de zapato añejo, acomodo mi confianza.
Marginada soy por sofisma, de los que lamen la poza.
Escondo una brizna del viento, que tengo prohibido tocar.
Llevo mochila explosiva de ideas, con que me urden paria.
Digo a corazón abierto, con sístoles y diástoles líricas.
Metida en yute extranjero, quieren zurcirme la boca.
Floto como lirio recoleto, en charca de sanguijuelas idas.
Perseguida por dentera anónima, siempre cantaré mis notas.
Entro por puerta atrancada, que abren razones de axioma.
Eclosiono con la verdad, en lluvia de mañana honesta.
Decidido mi destino, decreto de amén y amén se firma.
analuisa.rubio@yahoo.com
19 de junio de 2013
Anuncios

La peste

La peste

Las calles achicladas por el fango del agua de la última lluvia o de aquella tubería que se derrama hacia las alcantarillas indiferentes que no pueden contener la tupición de medio siglo de angustia desbordada en el olvido innecesario.

Aguas albañales que se escurren irreverentes en barrios marginales, barrios de verdaderos pobres de los nuevos tiempos, de pobreza actualizada, que deambulan incrustando su miasma contra todo ruego desoído de atención.

Ropas mal enjuagadas por la indispensable economía del agua reprimida en vasijas babosas de mosquitos mercenarios. Ropas mugrientas de abandono que vomitan desamor, cuando la ilusión resbala sin refrescar los fervores cotidianos.

Enseres de cocina grasientos por el ahorro avaro que no arrastra el fracaso. Platos rayados por el tiempo de siempre hambre y vasos empañados de mucho odio. Hormigas que hacen sus cuevas infinitas horadando los Mañana.

Baños hediondos de escaseces, que intentan esconder el contenido inevitable provocado por todo miedo sostenido y que brota exagerado en venganza inoportuna junto a lo que no te dejaron decir, escapando por caños putrefactos.

Partículas aleatorias que se arrastran por los pisos y paredes, de residuos de tu piel gastada y de la caspa enemiga que se desprende parasitaria entre restos de infinitos años de un sebo enquistado en la desidia obstinada de la insensatez.

Churre viejo, milenario, que penetra callado cada ansia y se barre con escobas gastadas, erizadas de empecinamiento absurdo, mochas indignas de su oficio, que no encuentran sustitutas con salarios agotados antes de llegar a bolsillos limosneros.

Discrepancias de jabones baratos que no lavan lo corrupto, lo purulento de las mentes de pensamientos húmedos, de llanto ajeno. Ideas sucias de supervivencia, sueños fagocitados que perdieron su inocencia al desincrustar la gran estafa.

Ratas oportunas que se arrastran y penetran sin decencia por hendijas de los bandos clandestinos y en su afán contaminan todo intento de cambiar lo irreversible yendo en pos de un queso rancio y maloliente, vestidas de ambiciones solapadas.

Vaho, hedores agrios filtrados por mentiras habituales de gobierno que se baña con secretos con que mancha la higiene de la patria. Angustia fermentada del tiempo resistido, huyendo en estampidas que carcomen la esperanza del rescate.

Paños deshilachados, insuficientes, empercudidos, que no limpian el daño ulcerado, el horror infecto, la injusticia viciada de prisiones desmentidas por poderes asesinos. Raídas memorias de la sangre de los héroes que suturan cada herida en mi bandera.

¡Qué tufo, qué pestilencia de cáncer terminal, gangrenado, padece mi patria!

analuisa.rubio@yahoo.com

9/6/2013,

Rumba Policial

Sin título

 

Intentaba no moverme de la posición fetal en que me encontraba en la cama, estaba pasando por una de las tantas crisis de dolor de mi columna y mi pierna derecha como consecuencia de las golpizas policiales que han lastimado severamente mi cuerpo a partir de mi oficio de opinante.

Pensaba que cada día se me hacía más difícil seguir postergando dos operaciones anunciadas por los médicos. En Cuba no me opero si de mi depende, tengo un mal presentimiento de sufrir un “accidente” antes de tiempo. Llevaba días tomando Ibuprofeno y me sentía como si tuviera la presión alta, algo de lo que sí nunca he padecido.

De pronto, ¡La comparsa del Cocuyé!, un sonido de rumba ensordecedor, a la vez que gritos tambores, cencerros y bafles a todo trueno y micrófono con sus interferencias agudas y todo lo necesario para molestar con premeditación. EL piso de mi casa cimbraba por las vibraciones. Es una calle estrecha y las viviendas son muy cercanas.

Me asomé a mi terraza, eso esperaban. Era en un apartamento frente a mi casa, la misma casa que tanto había denunciado, los mismos y parecidos que a pedradas han destruído mis ventanas y mis puertas y han amenazado de muerte y que la policía puso en la denuncia que no existió “personas desconocidas”

Comenzaron los insultos solapados, los ¡mercenaria! ¡ que se vayan!, las risas, las gestualidades obscenas y todo aquello con que se regodean los que se sienten amparados por un triste poder que aúpa tanta vulgaridad, tanta maldad, tanto abuso como medio de coacción ante una persona indefensa.

Por su actitud agresiva sin razón aparente ese día, empecé a temer otra andanada de piedras como las anteriores o algo peor.

Entré y cerré puertas y ventanas. Puse el televisor. Traté, era imposible. Por la tensión se me agudizó el dolor. No podía casi ni moverme. Tenía que hacer algo. Hice lo único que podía y que en el fondo, estaba segura sería peor. ¿Y si con tantos cambios y lineamientos la policía decidía al menos ser decente y respetar los Derechos Humanos en mi caso, una sola vez?

Llamé al 106 (Policía), tratando de ser discreta y no reconocida, (qué tontería la mía) serían cerca de las 5pm. Hice lo que haría cualquier ciudadano normal, una simple queja a “los encargados del orden y la paz ciudadana”, por ruido excesivo, y por lo que ponen enormes multas en los países civilizados.

Si venían y hacían cumplir la ley, bien, si no, ¿qué otra cosa podía hacer? Quizá lograría que no fueran más lejos. La policía que me atendió, Me dijo que esperara el carro. Me cansé de esperar y me dispuse a tratar de relajarme. Volví a la cama. Empecé a escribir tratando de concentrarme en algo positivo.

Aproximadamente 6:30 pm, oigo una voces conocidas por mí, de la ex delegada Mariela y otras malas hierbas como ella, como si discutieran con alguien; no hago caso…hasta que oigo mi nombre. ¿Y ahora qué?

Me asomo por el resquicio de una ventana para que no me vieran ¡Tres patrullas! La #333, # 094 y #541 y aproximadamente 7 u 8 policías, ¿¡por una queja de ruido!? ¡Ná!

La mayoría de los policías estaban al lado o cerca de las patrullas, alcancé a ver las caras a dos con el grupo de “protestantes”, uno llevaba la voz cantante. Parecía una redada a un narcotraficante.

Era un circo.

Mariela, ex delegada, histérica, decía mi nombre. ¿Cómo sabían? Llamaron a “Niurkita” delegada actual para la “Asamblea de rendición de cuentas”, se sumó. ¡Show Times! Ofendían, injuriaban, difamaban ¡sabandija mercenaria! ¡ Imperialista! y otros epítetos, se reían con el policía que parecía estar muy divertido por la forma de actuar de ellos, ¡el choteo andando!.. Se fueron al comprobar que todo estaba “en orden”

La rumba continuó y ahora más alto “autorizada por los jefes” Duró hasta tarde en la noche. Por cierto, la rata Durán, coordinador del CDR e informante destacado del DTI, que no pierde oportunidad para llamar la policía si en mi casa suena un decibel más alto que otro, no se veía por ningún lugar.

Volví a llamar al 106 sólo para decirles que iba a denunciar este hecho ante el mundo una vez más (mi inútil forma de defenderme) “Avance a Lombillo y Tulipán o a Zapata y C y haga la queja”- dijo la policía. ¿Se burlaba?

Dicen siempre que no tengo testigos, que “los hechos no se comprueban” ¿Y todos los que están siempre detrás de las ventanas y las puertas cerradas oportunamente, que no hablan por el miedo a verse en mi situación, y por miedo a poner en peligro sus intereses, viajes, negocios, carreras?

Pero lo más grave. ¡Cómo puede un policía decir de dónde viene una queja a los implicados dando lugar a represalias impredecibles contra quien están obligados a proteger en un caso así! ¿Está todo tan calculado, que no les preocupa o es lo que pretenden lograr?

A dónde van a llegar los policías con la pérdida de la más elemental ética policial al menos para lo que ven esos mismos que hoy chotean con ellos y que algún día son los que les pasaran la cuenta.

De madrugada recibí una llamada “incógnita” amenazándome de muerte”

Últimamente cuando veo un solo policía cerca de mí, empiezo a sudar, me dan taquicardias, me falta el aire o siento unas enormes nauseas.

¿”Crisis de pánico”, como dijo una doctora del Psiquiátrico de la Habana cuando ellos, la policía y los DSE, intentaron ingresarme para callar mi voz y que Dios no permitió?

No. ¡Crisis de asco!

 

analuisa.rubio@yahoo.com

7 de junio de 2013

p.d   !Por favor, no empiecen con el hacheo! Vivan y dejen vivir.

Aclaro a mis seguidores que no tengo nada que ver con enlaces comerciales de ningún tipo.

Ya andan los “envidiosos” tratando de eliminar este blog. Si eso ocurriera busquénme en Internet, siempre voy a tener otro parecido. Gracias

Concatenación

Pobre de los días angustiados,

angustia pobre de los días,

días de las pobres angustias,

por nada, por nada, por nada.

Caminar embotados los sentidos,

esperar la palabra absurda,

amargura de las horas vanas,

soledad sin ningún espacio.

Caminos largos que no terminan,

frustraciones agrias de la verdad,

ronco grito hacia lo profundo,

lamer del llanto cuajado,

hacia dentro, hacia dentro, hacia dentro.

Ojos ávidos de esperanza,

mirada loca hacia la nada,

sueños inacabados sin mañana,

roja sangre que ya me nubla,

mentira de la falsa locura,

recordar del ya basta sufrido,

correr raudo hacia el misterio,

sentir frío, sentir miedo,

sentir hambre.

analuisa.rubio@yahoo.com

Escuche a continuación el audio de este poema:

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: