Aramusa28

Sobre Arte y algunas de sus manifestaciones

Archivar para el mes “marzo, 2012”

POSITIVISMO


POSITIVISMO

No sé por donde empezar, mi mente es como un nido de colibríes acechado por las ratas.

Hoy me levanté con la absoluta determinación de vivir un día totalmente positivo, tenía una poderosa motivación en medio de tantos sinsabores y censuras.

Definitivamente soy actriz, sí, ¡Soy actriz! Dios nunca se equivoca. Gracias.

Ayer fue lo máximo, actué, bueno casi; dije un poema precioso, no mío, sino de un norteamericano, uno de los grandes de la generación Beat, Lawrence Ferlighetti, para un grupo de personas buenas, para un grupo de personas de mente abierta, de corazones libres, de ese tipo de personas que aunque pudiera gustarles o no lo que haces o lo que dices, no se esconden detrás del telón para diseccionar cada una de tus expresiones y ver si tu rojo ahora es rosado u ¡horror! Blanco.

Sentía calor a mi alrededor, no calor de ese que molesta, del que te produce

escozor o te asfixia, no, era calor del cálido, de ese que te hace sentir confortable, apacible, humano, amigo, confiado.

Al final, recibí como es habitual en un ambiente así, todas esas palabras que nos hacen escalar estrellas a los artistas en general (y en particular) que nos engrosan ese ego desmesurado de los creadores y nos hacen sentirnos como niños en una golosería.

No dudo que estarían aquellos que no lo percibieron igual, que su estética no es compatible con la mía o hasta aquellos que lo hubieran hecho mejor por ellos mismos, en definitiva, el arte es subjetivo. Pero incluso, eso les quedó perfecto, genial, porque tuvieron la inmensa delicadeza, los que así opinaron, de no hacérmelo sentir por esta sola vez y el calor siguió siendo cálido y no me tapó la nieve.

Para colmo, el buffet, para una desempleada de la censura como yo, que a veces marco el último en la cola de los indigentes, me pareció estelar, sobre todo porque parecieron ponerse de acuerdo los ojos descuidados, en no hacerme sentir avergonzada, cuando lo más discretamente que pude y con una soberana mala educación que no me distingue, con un refinamiento sobreactuado y una sonrisa rococó, simulando indiferencia, pero con total descaro a la vez, halé por mi javita rosada que “casualmente” llevaba en la cartera y con la habilidad de Mandrake el mago hice desaparecer unas “poquitas” cajas del “keitrin” susodicho, hasta que cierto sentido del límite empezó a mascullar cosas raras a mi oído y decidí abandonar mi actividad ilícita.

Sentía como si todos me amaran y perdonaran al menos por una noche, cualquier desliz de mi gula cabalgante u otra baratija de mi personalidad.

Estaba feliz.

Y para terminar, me convertí en cenicienta con un carruaje de calabaza esperándome en la puerta, para conducirme a mi hogar enterita y agradeciéndole a Dios, por ser yo y no otra una de sus elegidas.

Entonces, como les iba a contar al principio, hoy no les voy a decir con todos

los detalles, lo que hace días vengo “apolismando” en mi cabeza dura.

No les voy a decir que hackearon mi blog y mi correo Gmail, como represalia o envidia y me sentí tan perdida por casi un mes como una grulla en una ferretería, no les voy a decir, porque ahora tengo dos, gracias a mis amigos (todavía soy muy mala en computación, pero prometo superarme) Se llaman Aramusa28.wordpress.com y Aramusa28viva.blogspot.com, aunque todavía los estoy salvando de la hecatombe vivida pero quedarán muy bonitos o mejores que antes, ya verán.

No les voy a decir, que el odio del “enemigo”, que a pesar de mis endebles recursos evidentemente ha estudiado mi perfil al dedillo, ha hecho, que conozcan mi amor a veces sobredimensionado por los animales, por lo que en menos de un mes asesinaron 7 de los gaticos que me ha dado el “capricho”de proteger en los bajos de mi casa, a pesar de mis endebles recursos (en Cuba no existen leyes que se cumplan ni ningún tipo de protección animal para estos animales) He tratado de hacer una sociedad de este tipo junto a algunos amigos, pero nunca he recibido respuesta ni apoyo. Pero estoy segura que este sueño, se cumplirá, “en su momento”

La buena noticia es, que sobrevivieron 9, los más fuertes y habilidosos para sobrevivir en esta aldea rodeada de fieras insensibles, sobre todo, parecen haberlos dejado en paz, al menos por ahora, después que metí un “speech” al aire, que deben tenerlo grabado en la Plaza de la Revolución para ponérselo al Papa en su próxima visita y así convencerlo del por qué debo ser excomulgada.

No les voy a decir que tengo un amigo especial, el Chino, Jeovanis J.Vega, un buen médico y una bella persona, que sufre huelga de hambre hace demasiados días ya, reclamando sus derechos, pero la parte positiva es, que mi corazón me dice que al menos él, no va a morir, porque yo se lo estoy pidiendo a Dios.

No les voy a decir, que me están acosando por mis opiniones, a niveles casi imposibles de sobrevivir, con amenazas físicas a mi persona, daños constantes a mi propiedad , insultos, provocaciones para que yo responda y encausarme legalmente por cualquier delito común, por ejemplo, entre los más simples, rompen mis antenas de TV, lo que ha dañado mis dos televisores el mismo día y aquí no hay problemas de voltaje, pero no les voy a decir, porque ahí viene lo positivo, que cuando no tengo TV, escribo más y mejor, sin distracciones, por lo que todo esto me está desarrollando un autocontrol, al menos con los enemigos, que nunca pensé lograr en mi perra vida (amo los perros)

No les voy a decir, que hoy me tiraron de una cerca, en mi patio, dentro de mi casa, me amenazaron con un cuchillo, y me enyesaron mi brazo izquierdo, sin discusión mediante, sólo porque como dijo la agresora, “me tiene ganas y está dispuesta a acabar con la escoria de las “mercenarias del imperio”

No les voy a decir, que en el intríngulis, los policías me detuvieron a mi y a ella (la agresora) ni la molestaron, En la Unidad de la PNR, sufrí burlas, vejaciones, maltratos, humillaciones y por último no aceptaban la denuncia, era sólo una contravención la cometida por la agresora fantasma, que cuando más, llevaba una pequeña multa y que me olvidara del médico.

Pero… ahí mismo comenzó la parte positiva de la historia y dejándome de tanto ñeñeñé, me concentré en lo que debía e hice uso de mi adorado móvil, un Motorola, que no será de última generación, pero es el mejor del mundo, porque para las veces que se me cayó con tanto nerviosismo, otro, al menos, me hubiera dejado de hablar, pero él no, él ahí, firme y atento a mi problemita, empezó a trasmitir mensajes y Twitters de aquí para allá hasta que se quedó sin voz, digo, sin saldo.

Fue entonces, que como por arte de magia, apareció el derecho a la denuncia, la agresora, dicen, fue mandada a buscar, pero nunca la vi. Fui llevada al Hospital, aunque mal diagnosticada por un mediquito de la misión Bolivariana, “tan agradecido al “Comandante” lo que parece ser la causa de su mal carácter y despotismo conmigo y de su diagnóstico errado “por casualidad” y de su no querer hacerme placa ni enyesarme, lo que al salir de la Unidad y presentarme en otro Hospital, sin dar mucha explicación, fue enmendado por uno de los míos, de esos cubanos, que sin conocerte, simplemente respeta y honra su juramento hipocrático, sin preguntarte el color de tu bandera.

En fin, no les voy a decir tantas cosas que quisiera decirles, porque me prometí ser una persona positiva para el bien mío y el de mis amigos, y porque necesito el respiro indispensable para que nadie me agüe la fiesta, por mucho que se lo proponga y pueda yo, ver el final de esta película, si no sana, al menos salva, porque sé, que con Iglesia o sin Iglesia, con Papa o sin Papa, como aquel monje de la historia, aunque yo no vea sus huellas en la arena, Dios, que me hizo a su imagen y semejanza, después de darme su mayor aplauso como mi más ferviente fan, siempre me llevará cargada.

@na

analuisa.rubio@yahoo.com

25 de Marzo de 2012

CARTA A UN AMIGO QUE SUFRE

Me sorprendí cuando anunciaste tu decisión, declararte en huelga de hambre a partir de ese momento, no me gustó, no lo acepto, (aunque lo he pensado muchas veces) pero te apoyo y te comprendo amigo, creo saber cuál es tu dolor, creo sentirte en lo que yo siento. Fuimos marcados con el mismo hierro, la CENSURA.

Desde que te conocí sentí esa suerte de empatía que no tiene explicación pero que es natural entre aquellos que llevan clavada una misma espina sin que siquiera haya que nombrar su causa; sangro por tu misma herida.

Te aseguro que no es porque seas un joven hermoso, educado y cortés con las damas, te doy mi palabra que no, porque aunque soy de las que no creen en diferencias generacionales (tú muy joven y yo anhelando serlo) sólo que en mi actual Oda a la tristeza, los romances no están incluidos y además, tú eres un hombre fiel.

Mira como son las cosas de la vida, yo también quería ser médico; me debatí por mucho tiempo en esa indecisión interna que tiraba con urgencia para que eligiera la vocación que marcaría definitivamente mi vida; me venció este vicio de ser “artista” y siempre cuando me va mal, no me lo perdono, y aún cuando me va bien, me queda la nostalgia de no haber podido ser dos a la vez, pues cualquiera de las elecciones exige total entrega.

Entiendo perfectamente la tristeza tan enorme que debes sentir cuando lees una nueva publicación de la que quizá una vez formabas parte, relacionada con tu especialidad, en la que inconscientemente buscas tu nombre y no lo encuentras hasta que despiertas y te das cuenta que no, que ya no estarás nunca. O de pronto conoces que se ha descubierto algo novedoso que revolucionará lo que hasta ahora veías como casi imposible y que podrá ayudar a aquel paciente que tanto te preocupa y sin tomar conciencia real de lo que haces te enderezas y te apuras para darle la buena noticia. Es entonces que te percatas que ya no puedes decírselo porque no puedes entrar a esa sala de ese hospital, que era tu segunda casa y a veces la primera, al menos como médico autorizado para emitir un criterio oficial.

Ya NO TIENES PERMISO para SER LO QUE ERES y te detienes y te desplomas por dentro y tienes que buscar donde asirte porque te da mareo y todo se obscurece.

No hay uno solo de tus días actuales en que al levantarte, no recuerdes cómo era encontrarse con aquellos que como tú vestían sus batas, blanco impecable, cada mañana, felices de haber sido elegidos por la Vida para realizar el trabajo que amaban, donde se sentían realmente realizados, lo que implicaba además, la utilidad mayor de su misión; salvar vidas.

Comprendo lo doloroso que es cuando muchos de esos mismos que te acompañaron por años en tantas ilusiones y frustraciones, cruzan frente a ti y simulan no verte.

Te convertiste en INVISIBLE. Sí, es injusto, muy injusto.

Cuántas noches ya incontables en que no duermes y piensas y piensas, cómo llevar a tu hogar lo necesario al cuerpo y lo imprescindible al alma, sin que tengas que tengas que sentirte humillado a veces por la ayuda bondadosa de los que te quieren tanto.

Y habrá pobre gente que no te entienda y te tilden de inconforme y de no saber lo que quieres y hasta de mal agradecido, porque vamos a ver,¿ quién te manda a meterte en lo que no te importa y a andar criticando al gobierno que te hizo el “honor de hacerte médico”? lo cual no hubieras podido lograr si no vivieras en Cuba,(los capitalistas no tienen médicos, tienen robots) ¿qué cosa es eso de andar hablando de salarios de esclavos a profesionales, qué más quieres que te de nuestra queridaRevolución, si te lo ha dado todo.

Por eso también te lo quita todo

¿Cómo no viste que ELLOS tiene el PODER para usar cualquier método, por bajo o criminal que sea?

¿Cómo no avizoraste que ELLOS te desaparecen a ti y a tus opiniones con un simple chasquido de dedos? Y no hablo de desaparición física, que también puede ocurrir, hablo de la que su Inteligencia ha estudiado de memoria y sabe aplicar de manera impecable. La negación de tu derecho a TRABAJAR. Derecho Universal que te dio Dios.

La peor, la que más daña a estos “sentimentaloides” de los intelectuales, científicos o artistas, la desaparición de tu imagen, de tu obra, de pronto ambas cosas se vuelven invisibles también ¡qué casualidad!

Y ¿qué eres tú sin tu obra o viceversa? NADA, ellos lo saben y te torturan así, porque NO puedes OPINAR, NO existe LIBRE EXPRESIÓN en tu país, ¿ya lo aprendiste?

Pero tampoco hay que pedir perdón, somos LIBRES, y sin ningún delito del que arrepentirnos, tampoco nos lo darían, ELLOS no se perdonan ni a ELLOS mismos.

Entonces ahora viene la peor parte, comprender con toda profundidad (nunca se llega a asimilar del todo) que mientras vivamos en este país, bajo las reglas de este gobierno Fascista, ni yo ejerceré oficialmente como actriz ni tú como médico, nos han dejado una sola opción, un solo camino que todos conocemos, pero como decía mi abuela, “las estrellas inclinan pero no obligan”

Habrá quien diga entre los que creíste “amigos”, que tu problema es “un problema personal” ¿Cómo un problema personal? Es un INJUSTICIA una VIOLACIÖN DE los DERECHOS HUMANOS y por tanto, ya es “per se” un problema POLÍTICO.

Claro, se entiende, TIENEN MIEDO a perder las miserias que tienen, es una forma ¿inteligente? de establecer distancia, de no involucrarse.

Ahora viene la buena noticia, siéntete feliz, porque ¿sabes qué? HICISTE LO CORRECTO, hiciste lo que muchos no son capaces de hacer, fuiste consecuente contigo mismo, saltaste la barrera del miedo paralizante, fuiste valiente, porque en tu fuero interno, estoy segura que sabías lo que te jugabas, y aún así expresaste TU OPINIÓN; ahora toca pagar el precio, pero no ese, ese no.

A ELLOS no les importa uno más en la lista de los “ausentes” ELLOS nunca tuvieron la capacidad de la empatía, nunca podrán acercarse ni por asomo a lo que significan los Derechos Humanos, justo porque en su afán de Poder, han ido mutando hasta convertirse en bestias sin piedad hacia todo lo que haga peligrar sus intereses, que en definitiva, es de lo que se ha tratado siempre, INTERESES, lo demás es paisaje.

Por eso, por favor, mi amigo, mi hermano, te lo suplico, deja esa huelga, sálvate, no te me mueras, no te me mueras, recuerda lo que tú mismo me dijiste en un SMS “de los buenos, quedamos pocos”

@na

analuisa.rubio@yahoo.com

13 de Marzo de 2012

El fantasma del hambre

¿Alguien se ha fijado como lucen físicamente muchos de los altos funcionarios de este gobierno cuando asumen sus cargos?¿Alguien se ha fijado cómo lucen un tiempito después de “sacrificarse”?
Cada cual es dueño de hacer con su imagen lo que estime conveniente. Es su derecho, pero como decía mi abuela “tu derecho termina donde comienza el mío” y si ese cambio de look responde a que para tu beneficio utilizas los recursos que pertenecen a otro, en este caso al pueblo, entonces ya no es tu derecho pues nadie está autorizado a especular con lo que no es suyo, no es legal ni moral.
Si además ese cambio ocurre de forma demasiado rápida y llamativa y se le suma todo el atuendo real “de marca de nuevo rico” que lo acompaña, realmente resulta llamativo y deja mucho que pensar. Aunque también hay que reconocerlo, los hay delgados entre ELLOS, son los que comen sólo vegetales…con bisteckes de RES.
Todo esto y más sería perfectamente posible y normal en cualquier funcionario de un país normal, donde no se hubieran pasado la vida, sus gobernantes, criticando el odioso Capitalismo con su oferta y su demanda y todo lo demás, pidiendo austeridad, sacrificio y hasta la muerte a un pobre pueblo hambreado y machacado, para después hacerla peor al final, ya que los capitalista nunca negaron que lo eran, pero los comunistas (que nunca llegaron a serlo) ahora van en una estampida de cangrejos que da vergüenza, tratando de embarajar con uno más de sus experimentos, queriendo salvar un Titanic que ya es historia, donde los conejillos de indias como siempre, somos los cubanos de a pie. Diciendo con la demagogia más indecente del mundo que seguirán-remos experimentando hasta lograr una sociedad más justa y…bla, bla bla. Entonces, alguien me puede decir, ahora, ¿hacia dónde vamos?
Recordar el horror de todo el recorrido, por un túnel de mentiras por un tiempo inacabado, sólo sirvió para finalmente, salir por el mismo agujero negro por donde entramos, o sea, el mismitico Capitalismo del inicio, sólo que ahora, de nuevo tipo, inventado por el Genio del mal cubano, con las mismas diferencias de clases y demás especies, pero peor, porque ahora has perdido por el camino: los valores que sí teníamos y mucho, la libertad de expresión y de todo tipo, la destrucción del país que se cae a pedazos con una economía podrida (no la que ven los turistas o algunos miembros de organismos Internacionales o hasta Presidentes-as) Mucha gente o está loca o casi loca o se emborracha o se droga, como medio de evasión y para colmo te pasaron por arriba 53 años… más y como tapa al pomo, eres pobre; es como para morirse.
Sí, pobre, como es el caso, entre otros, de muchos que por meterse a opinar están Censurados, sin derecho al más elemental de los derechos, (que por estar, está hasta en la Biblia) TRABAJAR y como el que no trabaja no come, ¿de qué vives? y aquí me incluyo.
Como me decía una graciosa el otro día “oye, tus fans no te vamos a ver ni en los muñequitos rusos (que por cierto, en cualquier momento vuelven a aparecer)
¿A quién te quejas?, ¿Quién te indemniza por este atropello? ¿De qué vives?
Y otra vez hasta el infinito ¿QUIÉN TE PROTEGE?
.Por supuesto, podrías vender todo lo que te pasaste 40 ó 50 años atesorando, dejando las vísceras en ello, para disfrutarlo “algún día”, cuando tuvieras tiempo, en tus años altos y renunciar a cualquier sueño oculto con tus propiedades. Poco a poco te irías comiendo tus puertas y ventanas y tus muebles y todos tus recuerdos seniles, hasta terminar delirante y andrajosa, durmiendo en un parque del casco histórico de la Habana, si no tienes la suerte, antes, de morirte de frío o de hambre, en un hospital psiquiátrico; todo por el terrible delito de soñar con ser libre.
¿A dónde se fue aquello de “TENDRÁN UNA VEJEZ ASEGURADA”?
Aunque lo bueno de todo esto es lo malo que se va poniendo, porque como decía mi abuela, “el hambre no tiene amigos” y una vez que has llegado a este punto de indefensión, o mejor, de INDIGENCIA ya lo único que te queda y que no tienes que pagar, ni te la pueden quitar, es irónicamente, a lo que tanto temían, tu opinión. Y la usas.
Creo ser una persona de una mente abierta, hasta donde puedo, y nunca creí, en el cacareado Igualitarismo, es más, me parece injusto que mientras unos se esfuerzan hasta reventar en la vida o nacieron con un talento especial y lo usan tratando de dar lo máximo, para sí y para la humanidad en general, vivan igual que el delincuente, el ladrón, el oportunista, el vago o el manipulador o el mediocre; pero entonces para qué 50 años con la DEMAGOGIA “de todos, para todos y por el bien de todos” o “con los humildes, de los humildes y para los humildes”
No hay que exagerar.
¿A alguno de esos gorditos “de arriba” cuando andan con sus familias gorditas y bien puestas, a lo Botero, en sus nuevos carros con aire acondicionado, se le ha ocurrido “sacrificarse” y bajar con sus sombrillitas y sus caras mofletudas y rozagantes, a codearse con los siervos de la gleba, entrando a uno de esos deprimentes comederos con que provee la “inasistencia social” a esos pobres viejitos, que ni siquiera opinan, pero que no tienen opción, obligados por la miseria, a “tragarse un bocado” malo y poco en esos lugares.
Vaya, sólo por aquello de que no te cuenten o no te truenen ante una queja que se fue de control, (cuando ya estorbes, claro)
Estoy convencida de que en el Capitalismo, de los malos de allá enfrente, en Malecón y 90, un perro de los que recoge el ASPCA (Organización Protectora de Animales) recibe una comida mucho más decente que la comida de esos infelices.
¡Por supuesto! el Bloqueo, se me olvidaba, lo que ocurre es que en los COMEDORES de las mansiones de “los escogidos” nunca ha llegado “el embargo”, parece que se quedó sin combustible por el camino. ¡Ahí sí hay!
Por eso se me pone la piel de gallina cada vez que pienso, sobre todo en estos días, que si no me invento urgente algún “cuentapropismo” que me permita mi maltrecho esqueleto, terminaré no muy allá en el tiempo, en uno de esos comederos, sentada a la mesa, hablando a solas con ese fantasma genial del teatro cubano y diciéndole a sotto voce:
“Yo también tengo mucho miedo, Virgilio”.

@na
analuisa.rubio@yahoo.com
24 de Febrero de 2012

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: