Aramusa28

Sobre Arte y algunas de sus manifestaciones

Mi padre, alias “Belleza”

 

images hugo 2

 

Le decían “Belleza”… ¡hace tantos años!

Eran los tiempos del fanatismo histérico por aquel bardo y actor argentino, Hugo del Carril, que llevó a tantas inocentes doncellas a  ataques de histeria extremos que les costó la existencia, marchitada a destiempo de un suspiro.

¡Cómo te le parecías! (A Hugo) -decían todas y todos. Te sofocaba la vanidad por esa idea.

Era tanta la gracia y la clase conque Dios le vino en gana dotarte, que hasta algunos de tus machos amigos, “varones probados” de la época, te envidiaban con dolor.

Tú caminabas orondo, pisando fuerte con tus zapatos de dos tonos, de modo que desde  una considerable distancia, cada princesa del barrio, quedara advertida de tu presencia perfumada con tu esencia preferida (Old Spice).

Tu traje a la moda, impecable, de origen oculto, quizá obsequiado “bondadosamente” por alguna viuda ansiosa de lecho vacío, muy bien cepillado en el amanecer para borrar alcobas furtivas, tu sombrero alón ligeramente de lado y ese detalle imprescindible para sellar tu hombría, tu cigarrillo, también llevado con tu sensual modo, sin apretado labio, sino más bien con una leve caída de quien se siente seguro de dominar cualquier desliz de lo que lo adorna; precedían tu halo de rey pueblerino.

Se sentía el crujir discreto de las viejas maderas de puertas y ventanas que se entrecerraban tratando de disimular las miradas furtivas y golosas de tus fans. Te adoraban.

Muchas te aguardaban desde la mañana, bañaditas con gajos de Colonia, enmbadurnados sus cutis nuevos con polvos de arroz para aparentar la palidez de la pureza al esconder los sonrojos del ardor  que tu talante de macho cabrío les provocaba y emperifolladas con sus  tules y  sus organzas sobre sus enaguas de tafetanes y encajes azules o rosados de supuestas vírgenes ingenuas, querían ser las primeras para que no ocurriera, que alguien osara gastarte antes con su mirada voraz cuando decidieras honrarlas con tu paso por sus calles.

Te decían “Belleza”. Lo eras.

El día que Dios te hizo, debe haber sido una mañana de esas de calma chicha que rodea alguna vez esos páramos olvidados como aquel pueblito donde creciste, por lo que Dios, para no aburrirse, decidió hacer algo bueno, especial y bello. Te esculpió a  ti y en el colmo de las bendiciones te dibujó esa sonrisa, tu arma secreta, con la que  sedujiste al mundo que se puso a tus pies de apolo pobre,  pero elegido del cielo al fin.

¡Belleza! así te apodaron de siempre. Las leyendas se tejieron como telarañas a tu alrededor, algunas buenas, otras muy malas.

Tanto amor clandestino y frustrado a veces. Tanta historia enredada haciéndote tropezar, confundieron durante demasiado tiempo tu imagen en mi pequeña sabiduría.

No tuve la suerte de repetir en mí, el color de tus ojos verde azul, azul verde con tonos grises de acuerdo a tu humor y que usabas con maestría para tus fines de sátiro, entornándolos castigadoramente para acallar cualquier rebelión femenil.

No heredé tampoco de tí, esa indiferencia y actitud impasible casi hierática ante las grandes tragedias de la vida, conque lograste evadir las nubes del destino y mantenerte incólume y con la sonrisa intacta.

Una sombra negra consumida por la envidia y los celos trabajó por años para separarnos  y logró que nuestros cuerpos hoy no puedan abrazarse estando tan cerca, que  no pueda tocar tus canas amadas, que no puedas tocar mi ausencia. No importa padre.

No logré nunca ser la hija perfecta, no lograste ser el padre de libro adecuado.

Ahora ya no cuenta. Somos adecuados y perfectos para ti y para mi.

Tu amor importa, mi amor cuenta.

Tu y yo hoy, por el poder del perdón que Dios sembró en nosotros.

Dios, tú y yo. Nadie más.

Soy tu rama primigenia, soy tu niña grande, eres el tronco fértil, mi padre niño, estoy en ti y estás en mí.

Estas en mi sangre, estoy en tus genes. Eres mi célula padre, soy  tu célula hija

Mi ADN te busca, tu ADN me encuentra. Mi alma te ama, tu alma me adora.

Irremediablemente contra toda barrera, hoy a alguna hora, en algún instante, mi corazón y el tuyo, se besarán en secreto.

¡Felicidades papi!

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: