Aramusa28

Sobre Arte y algunas de sus manifestaciones

Petrona sin sazón

Cebollas 20 cup
Petrona no se explica por qué hace un tiempo, que ya va siendo largo, la vida se le ha vuelto tan desabrida. Ella se lo achacaba a los años que ya le pesan tanto en las costillas, pero hoy se acaba de percatar que es mucho más serio que eso.
No es sólo un problema subjetivo por la depresión que padece casi crónica como muchas personas en Cuba, ante la profunda desesperanza que se siente en una sociedad que ella creyó hace 55 años, como la mayoría de los cubanos de entonces, que tendría “una vejez asegurada” porque sería una sociedad justa y equitativa aunque llevara ese nombre “Socialista” del que muchos desconfiaban o temían como al diablo, por relacionarse con ese país tan lejano que no conocía bien, pero del que se hablaba como algo muy malo para los pueblos; la Rusia comunista.
No, Petrona no es politóloga, Petrona no entiende bien de esas cosas, ella lo que sabe es que cada día que pasa, la comida que engulle, pues a eso no se le puede llamar comer y menos degustar, le sabe peor o mejor dicho, no le sabe.
Ha ido hasta al médico para ver si tiene algún problema grave, pero los médicos lo que hacen es mirarla enigmáticamente y decirle que ella no tiene ningún padecimiento. No puede seguir en eso, porque ella no tiene dinero para “regalitos” a algunos galenos que ella conoce de “la pata que cojean” para que se interesen más en su caso.
Así que “visto el caso y comprobado el hecho” ella decidió investigar su situación por cuenta propia, hasta que de pronto y no entiende cuál era su bobería antes (puede ser la falta de proteína) se dio cuenta de que cada día su comida llevaba menos sazón.
Primero, suspendió el ajo que tanto bien le hacía a sus huesos viejos, pero no podía aguantar ante el precio exagerado de una cabecita raquítica que como ella la ahorraba al extremo y ya la compraba casi seca, no podía ni aprovechar todos sus dientes ya “cariados” de antemano.
Más tarde se autoconvenció de que los pimientos o ajíes, al final le cambiaban el sabor original a varios alimentos y en definitiva no eran definitorios para la mayoría de las recetas.
Después se bloqueó su mente en interrogantes sin respuesta frente al precio cada vez más inalcanzable para su mísera pensión, del comino (¡tan rico!) y el orégano que en definitiva no es tan importante o el puré de tomate o cualquier salsa de este tipo porque ha oído incluso que “dan cáncer” por su alto contenido en químicos.
Hasta ahí Petrona podía autocranquearse de prescindir más de lo necesario de este u otro aditivo para darle mejor sabor a sus alimentos, los que irónicamente, hace muchos años por su creatividad y exquisitez en su utilización, le permitieron ganar un sonado concurso culinario que le reportó una buena ganancia para la época… ¡pero eso fue hace tantos años!, en la otra dictadura antes que esta, bueno imagínense, unos añitos antes de la Revolución “a favor de los desposeídos” en Cuba.
Pero todo tiene su límite y Petrona no se transa con algo para ella insustituible, la CEBOLLA.
¡No, no, y no!, con eso Petrona no entiende, una comida sin cebolla para su gusto personal y al de la tradición de la comida cubana, ¡es un insulto! Petrona adora la cebolla. Es el único lujo por el que ella ha arañado la tierra, para poder comprarse aunque sea unas poquitas que divide lo más posible para que le duren.
Pero ahora ya fue ¡el colmo de los colmos!, el tope máximo que Petrona no puede alcanzar aunque se desgarre su corazón ¡$ 25.00 MN una libra (medio Kg) podrida de esta verdura bulbosamente ansiada!
Si de su magra pensión de 240.00 MN (moneda nacional) al mes, ella debe pagar el millón de necesidades imprescindibles que requiere un ser humano para sobrevivir con un mínimo de dignidad, ¿cómo ahora podrá pagar $25 pesos (MN) por una libra (medio Kg) de ese descaro de cebolla?
Lo que más la indigna no es este abuso de cubanos que un día fueron “parecidos” a ella, lo que más le indigna es que le hayan dicho tantas veces y que ella se lo creyera que “nadie sería desprotegido”.
¿Hasta cuándo y hasta dónde deberán soportar tanta indolencia, tanta desidia, los que creyeron aquello “de los humildes por los humildes y para los humildes”? Es un deber, una obligación de cualquier gobierno, ocuparse del dolor de su pueblo, más aún si su marketing es “su protección de los desprotegidos” expresado en un Socialismo Virtual (aparente pero no real)
Esta situación se entiende en otro sistema de gobierno, pero ¿en un país Socialista? O para qué tantos años de sacrificio y tanta Revolución para proteger a los humildes de la tierra, ¿qué fue lo que se cambió…para mejor?
Ella oyó de un libro famoso hace un tiempito, después de… que hablaba de cómo un alto mandatario en Cuba preparaba una receta culinaria, para lo que le traían los ingredientes de otro país ¡hasta en avión!
Petrona no pide tanto, ella no es ambiciosa, ella no pide siquiera cumplir su obsesión de unos anillitos rebozados de cebolla como los que le hacía su abuela en su pobre casa en el campo cuando era chiquita.
Petrona se conforma ahora, conque algún día se fabrique algún condimento universal asequible a los pobres en este país, para añadirle una pizca a la vida desabrida, sin color y sin amor que padecen los ya demasiados desamparados cubanos.

analuisa.rubio@yahoo.com
16/6/2014

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Petrona sin sazón

  1. TE ADMIRO Y ME DUELE MUCHO LO QUE HACEN ESOS COBARDES MI SOLIRADIDAD DESDE MEXICO QUIERO IR A CUBA A CONOCERTE Y APOYARTE

    Me gusta

  2. Hi .Ana Luisa puedo ver tu sufrimiento en tus palabras y el sufrimiento del pueblo cubano .Clara reseña de cuanto están oprimidos que aunque para algunos dicen que es mentira para otros es obvio lo que sucede en la isla pero es una minoría que trata de aportar algo para la re estabilización de la democracia que alguna vez existió.por favor sigue ayudando tu gente ahora desde el exilio como es conocida Miami para los cubanos,a y no te dejes consumir por esta tu nueva sociedad o suciedad porque haya tu sabes cuales son tus enemigo aquí la mayoría usa máscara o se acoplaron a su nueva vida de comodidades y ya no les importa los que dejaron atras

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: