Aramusa28

Sobre Arte y algunas de sus manifestaciones

Efecto Impotencia

Efecto Impotencia

 

 

 

El propio Presidente Raúl Castro, ha hablado de la resistencia que hacen “algunos “a los cambios o reformas que plantea la Actualización del modelo económico en Cuba, recogida fundamentalmente, en los Lineamientos dictados por el PCC (Partido Comunista de Cuba) y etc. Entonces, podríamos intentar adivinar qué ocurre en relación a la corrupción de un ciudadano actual de este país, políticamente “normal”

Si partimos de esta definición del ciudadano cubano, ya empezamos mal, porque no hay tal ciudadano políticamente “normal” en este país, o sea, están los que se oponen a este gobierno o hacen resistencia de forma abierta y expresa, los abúlicos, que “no” se oponen y disimulan con una doble moral en función del nivel de su oportunismo, en defensa a ultranza de sus intereses, y, un nuevo “modelo” surgido casi silenciosamente, no evidente; las nuevas generaciones de victimas contagiadas del llamado: Efecto IMPOTENCIA (EI).

Los individuos afectados por este Efecto o EI, son aquellos que al inicio de este Sistema de gobierno “Socialista”, por inocentes y confiados, por ignorancia, o por no tener una mejor opción, “creyeron” en él, como un proyecto de vida positivo, justo y esperanzador.

A poco tiempo de sus comienzos, estas personas imbuidas en este espíritu de “creyentes” se esforzaron en tratar de cambiar u ocultar aquellos errores o grietas que se empezaban a vislumbrar y que “creían”, no eran responsabilidad del gobierno Socialista, sino de hombres equivocados o corruptos “mercenarios al servicio del Imperialismo yanqui”, que no entendían la esencia fundamental ni las bondades de un régimen que abogaba “por el pueblo, con el pueblo y para el pueblo”.

Se desgastaron. Se cansaron de la “lucha”, se aburrieron de esperar lo que nunca llegó, se decepcionaron de soñar con un comunismo virtual, con un espejismo inalcanzable, con una utopía quinquenal que devoró sus vidas y las de sus seres queridos hasta llegar a generar un padecimiento grave, El “Efecto IMPOTENCIA

Ocurre que este Efecto es altamente contagioso y amenaza en convertirse en una pandemia que afecta fundamentalmente a los países infectados de Dictaduras o Totalitarismos, de estadías interminables, sin solución inmediata.

Así, y como un efecto dominó, incontrolable ya, se ha ido sumando a los contagiados iniciales, una masa de mayor número cada vez, de jóvenes nietos, bisnietos, tataranietos y parientes, que han presenciado cómo, aquellos, que en un momento dado eran sus paradigmas a seguir,  fueron degradando o disminuyendo sus valores hasta casi desaparecer, aquellos valores, que una día les trataron de inculcar como inherentes a este tipo de régimen, sin lograr convencerlos realmente, por simple incongruencia con la realidad diaria.

Los recién infectados por EI, en su mayoría, ni siquiera conocieron qué significa profundamente la expresión “tabla de valores” por ser descendientes, herederos de corruptos, apáticos o escépticos, que pasaron desapercibidos al mezclarse con los contagiados iniciales, camuflados en sus disfraces de oportunistas que lograron su objetivo, escudándose siempre que se necesitaba, detrás de su mejor “patente de corso”, si se sabe utilizar con astucia y sabiduría; el carnet del PCC. (Partido Comunista de Cuba)

Toda esta nueva masa informe, se fue mezclando en un entramado cada vez más difícil de categorizar y conforma un mosaico confuso de la nueva sociedad cubana, donde el caos y la anarquía van convirtiéndose en el paisaje natural, de un país donde rige la incertidumbre como protagonista de un futuro, donde es imposible atisbar lo que le depara, a una patria que una vez apostó por un futuro paradisíaco, en el cual nadaríamos en la abundancia de valores de un hombre nuevo ideal y perfecto y una prosperidad económica nunca antes alcanzada en toda nuestra historia, después de Cristóbal Colón.

Germina así espontáneamente una Nueva Oposición mucho más peligrosa que la tradicionalmente existente, como un Efecto IMPOTENCIA inevitable.

Surge justamente de ese ojo del huracán, como un karma merecido a todo régimen opresor, que le ha robado a la fuerza, un destino de paz y prosperidad a su pueblo, manifestándose de forma sutil, pero con secuelas devastadoras para los intereses de ese gobierno fascista.

Una Nueva Oposición que incuba dentro de sí el misterio de lo sin rostro, de lo que no se puede contener por impredecible, de lo estallable.

Cuando un pueblo grita en silencio su dolor, queda registrada más allá de su mirada, una tristeza inexplicable y casi mística, donde los gobiernos peligran.

analuisa.rubio@yahoo.com

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “Efecto Impotencia

  1. Muy buena descripcion del estado animico “IMPOTENCIA”. Este sentimiento es un factor comun en la esencia del cubano de hoy, y sus efectos son patentes.
    La felicito
    Gustavo

    Me gusta

  2. César Rodríguez en dijo:

    Ana Luisa: Muy acertada como siempre. Pensamos de manera parecida, de hecho una vez trabajando en Cuba en un mural de la fábrica donde trabajaba estaba la sigla PCC y yo la transformé a mi manera poniendo las palabras adecuadas Patente de Corso Cubana. El “chiste” me costó 48 horas detenido en la Unidad del DOP, advertencias, regaños, frio, sed, ayuno, amenazas y figurar en una “lista negra” de lo cual me enorgullesco. Yo acostumbraba, como UD. a ser muy claro y explícito en mi opinión y hacía esas cosa y otras, pero los “impotentes”, los abúlicos, los indecisos, los hipócritas y otras especies que abundan por allá, acostumbran a darnos la razón “a soto voce” y se entretienen con lo que hacen los que tienen valor, pero a la hora de los mameyes, los dejan abandonados y a veces hasta los denuncian cobardemente. Yo creo que los cubanos tienen lo que se merecen. Fidel nos robó la patria para hacer de ella un guiñapo y de sus habitantes esclavos sumisos. Perdimos, por eso me largué, no nos merecen, ni a Ud, ni a mi, ni a Yoani, ni a tanta gente con dignidad que se empeña en salvar algo que ya no existe. Me queda en el recuerdo la Cuba que me vio nacer como me vio nacer mi madre y también la perdí que viene a ser peor. Ni en los próximos 50 años veremos soluciónes, mucho menos los que pasamos la media rueda y no me queda ni fe en un Dios que de tan viejo parece estar miope y sordo a tanto sufrimiento humano. Disculpe, pero es lo que siento. Suyo siempre. César.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: