Aramusa28

Sobre Arte y algunas de sus manifestaciones

Rumba Policial

Sin título

 

Intentaba no moverme de la posición fetal en que me encontraba en la cama, estaba pasando por una de las tantas crisis de dolor de mi columna y mi pierna derecha como consecuencia de las golpizas policiales que han lastimado severamente mi cuerpo a partir de mi oficio de opinante.

Pensaba que cada día se me hacía más difícil seguir postergando dos operaciones anunciadas por los médicos. En Cuba no me opero si de mi depende, tengo un mal presentimiento de sufrir un “accidente” antes de tiempo. Llevaba días tomando Ibuprofeno y me sentía como si tuviera la presión alta, algo de lo que sí nunca he padecido.

De pronto, ¡La comparsa del Cocuyé!, un sonido de rumba ensordecedor, a la vez que gritos tambores, cencerros y bafles a todo trueno y micrófono con sus interferencias agudas y todo lo necesario para molestar con premeditación. EL piso de mi casa cimbraba por las vibraciones. Es una calle estrecha y las viviendas son muy cercanas.

Me asomé a mi terraza, eso esperaban. Era en un apartamento frente a mi casa, la misma casa que tanto había denunciado, los mismos y parecidos que a pedradas han destruído mis ventanas y mis puertas y han amenazado de muerte y que la policía puso en la denuncia que no existió “personas desconocidas”

Comenzaron los insultos solapados, los ¡mercenaria! ¡ que se vayan!, las risas, las gestualidades obscenas y todo aquello con que se regodean los que se sienten amparados por un triste poder que aúpa tanta vulgaridad, tanta maldad, tanto abuso como medio de coacción ante una persona indefensa.

Por su actitud agresiva sin razón aparente ese día, empecé a temer otra andanada de piedras como las anteriores o algo peor.

Entré y cerré puertas y ventanas. Puse el televisor. Traté, era imposible. Por la tensión se me agudizó el dolor. No podía casi ni moverme. Tenía que hacer algo. Hice lo único que podía y que en el fondo, estaba segura sería peor. ¿Y si con tantos cambios y lineamientos la policía decidía al menos ser decente y respetar los Derechos Humanos en mi caso, una sola vez?

Llamé al 106 (Policía), tratando de ser discreta y no reconocida, (qué tontería la mía) serían cerca de las 5pm. Hice lo que haría cualquier ciudadano normal, una simple queja a “los encargados del orden y la paz ciudadana”, por ruido excesivo, y por lo que ponen enormes multas en los países civilizados.

Si venían y hacían cumplir la ley, bien, si no, ¿qué otra cosa podía hacer? Quizá lograría que no fueran más lejos. La policía que me atendió, Me dijo que esperara el carro. Me cansé de esperar y me dispuse a tratar de relajarme. Volví a la cama. Empecé a escribir tratando de concentrarme en algo positivo.

Aproximadamente 6:30 pm, oigo una voces conocidas por mí, de la ex delegada Mariela y otras malas hierbas como ella, como si discutieran con alguien; no hago caso…hasta que oigo mi nombre. ¿Y ahora qué?

Me asomo por el resquicio de una ventana para que no me vieran ¡Tres patrullas! La #333, # 094 y #541 y aproximadamente 7 u 8 policías, ¿¡por una queja de ruido!? ¡Ná!

La mayoría de los policías estaban al lado o cerca de las patrullas, alcancé a ver las caras a dos con el grupo de “protestantes”, uno llevaba la voz cantante. Parecía una redada a un narcotraficante.

Era un circo.

Mariela, ex delegada, histérica, decía mi nombre. ¿Cómo sabían? Llamaron a “Niurkita” delegada actual para la “Asamblea de rendición de cuentas”, se sumó. ¡Show Times! Ofendían, injuriaban, difamaban ¡sabandija mercenaria! ¡ Imperialista! y otros epítetos, se reían con el policía que parecía estar muy divertido por la forma de actuar de ellos, ¡el choteo andando!.. Se fueron al comprobar que todo estaba “en orden”

La rumba continuó y ahora más alto “autorizada por los jefes” Duró hasta tarde en la noche. Por cierto, la rata Durán, coordinador del CDR e informante destacado del DTI, que no pierde oportunidad para llamar la policía si en mi casa suena un decibel más alto que otro, no se veía por ningún lugar.

Volví a llamar al 106 sólo para decirles que iba a denunciar este hecho ante el mundo una vez más (mi inútil forma de defenderme) “Avance a Lombillo y Tulipán o a Zapata y C y haga la queja”- dijo la policía. ¿Se burlaba?

Dicen siempre que no tengo testigos, que “los hechos no se comprueban” ¿Y todos los que están siempre detrás de las ventanas y las puertas cerradas oportunamente, que no hablan por el miedo a verse en mi situación, y por miedo a poner en peligro sus intereses, viajes, negocios, carreras?

Pero lo más grave. ¡Cómo puede un policía decir de dónde viene una queja a los implicados dando lugar a represalias impredecibles contra quien están obligados a proteger en un caso así! ¿Está todo tan calculado, que no les preocupa o es lo que pretenden lograr?

A dónde van a llegar los policías con la pérdida de la más elemental ética policial al menos para lo que ven esos mismos que hoy chotean con ellos y que algún día son los que les pasaran la cuenta.

De madrugada recibí una llamada “incógnita” amenazándome de muerte”

Últimamente cuando veo un solo policía cerca de mí, empiezo a sudar, me dan taquicardias, me falta el aire o siento unas enormes nauseas.

¿”Crisis de pánico”, como dijo una doctora del Psiquiátrico de la Habana cuando ellos, la policía y los DSE, intentaron ingresarme para callar mi voz y que Dios no permitió?

No. ¡Crisis de asco!

 

analuisa.rubio@yahoo.com

7 de junio de 2013

p.d   !Por favor, no empiecen con el hacheo! Vivan y dejen vivir.

Aclaro a mis seguidores que no tengo nada que ver con enlaces comerciales de ningún tipo.

Ya andan los “envidiosos” tratando de eliminar este blog. Si eso ocurriera busquénme en Internet, siempre voy a tener otro parecido. Gracias

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Rumba Policial

  1. César Rodríguez en dijo:

    Ana Luisa. Ante todo un saludo. Permítame un consejo, márchese de ese país, escápese, no sólo somos cubanos somos ciudadanos de este mundo, único en que podemos vivir. Venda todo y váyase, no faltará quien la reciba y ellos la dejarán salir sin demoras. Es muy poco lo que vivimos para sacrificarlo de esa manera. Cuba no tiene remedio, al menos no dentro de los próximos 20 ó 30 años, es mucha la estupidez metida en la ignorante cabeza de la mayoría de los cubanos. Ya nadie valora a los héroes, no en Cuba. Yo pasé por algo parecido. No quise ser balsero, ni quería irme y dejar a mis hijos atrás, me sentía como si fuera traicionarlos. Las neumonias y el stress me estaban matando. Hasta que mis propios hijos me dijeron: ¡Vete ya, no puedes seguir sufriendo así!, y aproveché una oportunidad. Hoy vivo en Chile hace 15 años y ya todos mis hijos están aquí conmigo, Valió la pena 100%. Cuba no existe, es la Atlántida, un loco la hundió, lo que vemos es un espejismo. Saludos.

    Me gusta

  2. hectiquito en dijo:

    Siento mucha pena y rabia al mismo tiempo,esa impotencia antes las injusticia ,mata a cualquiera.por que deben de pasar esas cosas a personas que no piensan igual a otros?respire hondo,algún día ese terror acabara.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: